Bloggers asalariados…y explotados, no es una buena estrategia

En el artículo Asalariados del blog publicado por elpaís.com, se destaca que “la mayoría” de los bloggers profesionales cobran de 50 céntimos a un euro por cada blog escrito, y cita como una excepción casos como el del blog Loogic, cuyos responsables pueden vivir de la publicidad en su blog y de servicios consultoría propiciados por el mismo.

Una vez más conviene no mezclar temas y, en cambio,  clarificar ciertos conceptos. De entrada, diferenciemos la nueva figura del aprendiz de periodista, blogger asalariado, del profesional que desarrolla un negocio editorial y/o de consultoría a través de un blog.

Con la aparición de la herramienta blog, en los últimos años se ha promovido el desarrollo de un nuevo tipo de supuesto negocio editorial en internet. Los contenidos editoriales especializados, tradicionalmente desarrollados en formato revista, ahora tienen una renovada variante en esta nueva era digital: los blogs temáticos. Pero la peor versión de la misma está dando como resultado la creación de subproductos periodísticos.

Con el objetivo de ocupar rápidamente nichos editoriales en internet para captar publicidad,  han proliferado las redes de blogs que agrupan una gran cantidad de blogs temáticos. Estas redes se apoyan en la gran eficacia de la herramienta blog para posicionar sus contenidos en los buscadores y, como consecuencia, cuanto más temas diferentes se traten y más contenidos de cada uno se incluyan, más audiencia se consigue…y más publicidad se espera captar.

Pero salvo muy honrosas excepciones, la mayoría de las redes de blogs solo buscan generar “cantidad” de contenidos y, en cambio, no dan el suficiente valor a la “calidad”. No parecen saber que la calidad ligada a la especialización temática es la base sobre la que tradicionalmente se ha sustentado el negocio de las revistas especializadas, pues el resultado de esa combinación es la  relevancia, la cual actúa como un imán para la publicidad.

Y esta estrategia de generación de muchos contenidos (da lo mismo cómo sean; lo importante es que sean muchos…) crea la figura del blogger asalariadoy “explotado”. Al final, en su mayoría se trata de casi chavales que tienen una gran pasión por escribir de temas que les gustan, y “si además te pagan algo, mejor”.

Son un germen de periodistas a los que no se les  incentiva con la búsqueda de una mejor profesionalidad, con el rigor, la ética y otros valores propios del periodismo tradicional. En cambio, se les “prima” por publicar la mayor cantidad de  palabras en el menor tiempo posible.

Lógico que se produzca una gran rotación de gente en este subsector profesional, según se señala en el mismo artículo de elpais.com, la cual agudiza el problema de la baja calidad de contenidos.

Sin duda, por este camino no va el futuro del nuevo periodismo digital. Los blogs son una herramienta ideal para desarrollar nuevos medios especializados digitales. Y abren un nuevo campo para que los futuros periodistas puedan desarrollarse profesionalmente.

El escaso éxito comercial que tienen (y seguirán teniendo…) este tipo de redes de blogs que se apoya en el trabajo de bloggers asalariados y explotados, refuerza la tesis de que ese no es el camino para la creación de nuevos negocios editoriales en internet, ni para el desarrollo del nuevo periodismo online.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *