Factual, un modelo que no funciona

Se va confirmando que Factual es un modelo que no funciona. Tras la sorprendente “espantada” de Arcadi Espada, su director, y las dudas sobre otros posibles motivos, al final se confirma por donde van los tiros.

Factual nació apenas hace dos meses como un medio generalista online bastante peculiar. Hay que aplaudir los esfuerzos innovadores en los formatos o en las líneas editoriales, pero cualquier nuevo proyecto no se puede permitir grandes errores en su modelo de negocio.

Hace poco más de un mes planteaba mis dudas sobre la propuesta de medio generalista de suscripción de pago por los lectores. En mi opinión, iba a contracorriente, y eso a pesar de la fiebre que se ha propagado entre las grandes editoras tradicionales, que en una huída hacia ninguna parte quieren generalizar el pago por acceder los contenidos generalistas de sus medios online.

Continue reading “Factual, un modelo que no funciona”

Hacer periodismo de una forma radicalmente nueva

Jeff Jarvis ha insistido en la necesidad de que “en periodismo hay que probar cosas radicalmente nuevas. Es una reflexión enmarcada en el debate de qué deben hacer los Medios en esta nueva era digital y qué deben hacer los periodistas.

Los Medios tradicionales siguen sin entender que el modelo de negocio que les ha sustentado ya no es compatible con estos nuevos tiempos. La estructura del negocio, los costes, la organización, ya no puede ser la misma.

Pero el problema es que estos Medios, y algunos profesionales provenientes de los mismos, tratan de aplicar fórmulas similares a la hora de plantear nuevos medios informativos en Internet. Y no valen. Jarvis tiene toda la razón cuando dice que “hay que probar cosas radicalmente nuevas”.

Continue reading “Hacer periodismo de una forma radicalmente nueva”

Bloggers asalariados…y explotados, no es una buena estrategia

En el artículo Asalariados del blog publicado por elpaís.com, se destaca que “la mayoría” de los bloggers profesionales cobran de 50 céntimos a un euro por cada blog escrito, y cita como una excepción casos como el del blog Loogic, cuyos responsables pueden vivir de la publicidad en su blog y de servicios consultoría propiciados por el mismo.

Una vez más conviene no mezclar temas y, en cambio,  clarificar ciertos conceptos. De entrada, diferenciemos la nueva figura del aprendiz de periodista, blogger asalariado, del profesional que desarrolla un negocio editorial y/o de consultoría a través de un blog.

Con la aparición de la herramienta blog, en los últimos años se ha promovido el desarrollo de un nuevo tipo de supuesto negocio editorial en internet. Los contenidos editoriales especializados, tradicionalmente desarrollados en formato revista, ahora tienen una renovada variante en esta nueva era digital: los blogs temáticos. Pero la peor versión de la misma está dando como resultado la creación de subproductos periodísticos.

Continue reading “Bloggers asalariados…y explotados, no es una buena estrategia”

Blog como herramienta de periodismo

Un debate contínuo en el mundo de los denominados bloggers es si ser blogger es ser periodista. En este debate, en realidad, hay mucho confusión entre la herramienta y el uso de la misma. O sea, entre la herramienta blog y el posible uso de la misma para hacer periodismo.

José Luis Orihuela hace poco explicaba muy bien qué son los blogs y qué no son blogs. Lo que debe de quedar claro es que un blog es, ante todo, una herramienta de edición.

Y, además, se trata de una herramienta ideal para hacer el periodismo que requiere los nuevos tiempos digitales. Pero esto no significa que escribir en un blog, o ser blogger, es ser periodista. De hecho, son muy pocos los blogs que cumplen una función periodística, más allá de transmitir opiniones, tal como tradicionalmente se hace en las columnas de opinión de los periódicos.

Eso sí, al utilizar la herramienta blog para informar sobre temas de interés, divulgar, asesorar y entretener, se propicia un periodismo más personal. La relación con los lectores es mucho más directa, más cercana a un diálogo. Es un nuevo periodismo, pero el blog es sólo la herramienta.